Embajada de Australia en China

 

Dos periodistas australianos salieron de China precipitadamente por miedo a ser arrestados por razones de seguridad nacional, cargo que justificó la detención de otra reportera australiana en agosto y que muestra la tensión entre las autoridades y los medios extranjeros.

Bill Birtles y Michael Smith se refugiaron en secreto durante varios días en locales diplomáticos de su país, hasta que se llegó a un acuerdo para permitir su regreso a Australia.

Pocas horas después de la llegada de ambos a Sídney, China dijo que la presentadora australiana Cheng Lei, detenida en agosto y que trabaja para la televisión pública china, está siendo investigada por una cuestión de «seguridad nacional».

China recordó que «mientras los periodistas extranjeros respeten la ley (…) no tienen razones para preocuparse».