Más de cincuenta productoras y productores líderes de organizaciones de café, tomate y frijol apoyadas por la FAO, la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo (AICS) y el Gobierno de El Salvador, se encuentran participando de un proceso que busca potenciar su capacidad de comunicación y gestión del conocimiento, para fomentar su involucramiento consciente y activo en el desarrollo y fortalecimiento del Sistema de Innovación Agrícola en El Salvador.

Este proceso se realiza como parte de una estrategia de Comunicación para el Desarrollo que orienta sus acciones al logro de resultados, basado en el diálogo y la participación, maximizando el impacto y la sostenibilidad de las iniciativas y facilitando el intercambio de conocimientos, la toma de decisiones y la acción colectiva.


En este sentido, las organizaciones de productores participan en este proceso como protagonistas del mismo, habiendo identificado las condiciones actuales de comunicación y flujos de información al interior de los grupos asociativos, con el fin de mejorarlos, lograr su propia sostenibilidad y el empoderamiento de sus miembros, y de esta manera fortalecer las acciones de reactivación económica, comercialización y empleabilidad para superar los efectos de la pandemia en los ingresos de las familias agricultoras.

«Para FAO El Salvador es importante incluir acciones de Comunicación para el Desarrollo en los programas y proyectos que implementamos, ya que ésta contribuye con el desarrollo sostenible al promover la participación de los usuarios de los proyectos y su apropiación del proceso de cambio social. Y en el caso de esta iniciativa implementada entre la FAO y AICS resulta particularmente importante, puesto que esta apropiación contribuye a su vez al fortalecimiento del Sistema de Innovación Agrícola, ya que promueve la participación activa de quienes conforman este sistema», comentó el Representante de la FAO, Diego Recalde León.

Luego de haber identificado sus fortalezas y debilidades en cuanto a comunicación y flujos de información, las organizaciones de productores se estarán capacitando para fortalecer su clima organizacional y se les dará acompañamiento en sus procesos de diálogo, basados en la escucha activa y en la interacción con los actores locales, de manera que se les facilite gestionar sus propios asuntos y dar solución efectiva a las necesidades técnicas que se les presente para el buen manejo y comercialización de sus cultivos.

«Es importante que las organizaciones nos mantengamos unidas; y con la aplicación de estas herramientas podemos lograrlo, ya que normalmente la mayor debilidad de nuestros grupos suele ser la organización y la comunicación, pero una vez mejoremos en ese aspecto, será más fácil innovar en nuestros procesos productivos y en la vinculación con mercados»: César Ordóñez, productor de café de la Cooperativa Piedras Azules en Candelaria de la Frontera.

Vale la pena mencionar que todas las acciones de Comunicación para el Desarrollo, vitales para la innovación agrícola en el marco de esta estrategia coordinada entre la FAO y la Cooperación Italiana, se realizarán bajo estrictas normas de bioseguridad para la protección de la salud de los participantes y sus familias.