Por muchas décadas los habitantes de Osicala, Gualococti, Delicias y Jocoaitique en Morazán alcanzaron las mejores producciones en la cosecha del mezcal, lo que generaba muchos empleos. y sostenía la economía local.

En Morazán los municipios de Osicala y Gualococti es donde hay aún cultivos de henequén

pero con el pasar de los años tres factures están acabando con el denominado oro verde, Uno de ella en la época de los 80 en plena guerra civil, los cultivos de henequén fueron quemados por lo que la productividad comienza a disminuir para la época de los 90 pero aún así la cultivaba y se cosechaba.

El factor que casi hace desaparecer al henequén fue el espacio que ganó las fibra sintética, el producto se comenzó a desvalorar y poco a poco la importancia era menos para cultivar el henequén, pues los productores comenzaron a tener pérdidas económicas.

para la época del 2000, hubo una iniciativa de reactivar la producción y que el producto resurgiera, pero aquí aparece el factor 3 La manos de obra, los jóvenes del campo ya no se dedican a esta labor y los productores de henequén en su mayoría son adultos mayores que ya no pueden trabajar el producto por qué se requiere de esfuerzo físico, y los precios no son muy buenos lo que no hace rentable a la productividad del el famoso henequén.

“No hay mano de obra y casi nadie cultiva y para regresar a esta actividad productiva, cada productor necesita al menos $500 para comenzará a sembrar el producto, pero para este rubro hay poco apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería” Explica Adán Villela presidente de la Asociación Coorperativa Agripecuaria y Henequeneros de Morazán.

Alcalde de Osicala Cedrick Vasquez

por su parte el
alcalde de esta localidad Cedrick Vázquez dijo que se hacen esfuerzos por ayudar a la reactivación de la económica local, pero para este cultivos no hay fondos disponibles, pero que articulan ideas y gestiones con el gobierno central.

Algunos productores aún trabajan el henequén y venden el quintal de fibra a $55