Por su parte, el mandatario ruso respondió a Macron que las «acusaciones infundadas» en torno al caso Navalny son inapropiadas, informa el Kremlin.
Macron dice a Putin que el análisis realizado por Francia confirmó que Navalny fue envenenado con Novichok

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha comunicado durante una conversación telefónica a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que el análisis realizado por Francia confirmó que el opositor ruso Alexéi Navalny fue envenenado con una sustancia de la familia Novichok, informó el Palacio del Elíseo.

Macron expresó «su profunda preocupación por el acto delictivo perpetrado» contra Navalny, y cree «imperativo de que se aclaren sin demora las circunstancias y responsabilidades de este intento de asesinato», sostiene el comunicado.

Por su parte, el mandatario ruso respondió a Macron que las «acusaciones infundadas» en torno al caso Navalny son inapropiadas, informa el Kremlin.

El presidente ruso destacó durante la conversación que, para conocer las circunstancias reales del incidente, es necesario que los especialistas alemanes transfieran a Rusia los biomateriales y su conclusión oficial sobre los resultados de los análisis, así como establecer un trabajo conjunto con médicos rusos.

«Se acordó ayudar a determinar los parámetros de una posible interacción con los socios europeos a este respecto», destaca el Kremlin.

Los mandatarios abordaron también la situación en Bielorrusia y en Libia y el conflicto ucraniano.

Alemania ha anunciado este lunes que laboratorios en Francia y Suecia confirmaron que el opositor ruso fue intoxicado con una sustancia de la familia Novichok.

¿Qué le pasó a Navalny?

El pasado 20 de agosto, el opositor ruso se sintió mal durante un vuelo a Moscú. El avión aterrizó de emergencia en la ciudad rusa de Omsk, donde Navalny fue hospitalizado en estado grave y tuvo que ser conectado a un respirador.

Antes de embarcar, Navalny bebió té en el aeropuerto de Tomsk, por lo que sus partidarios sugieren que podría haber sido envenenado en ese momento, versión que compartió la familia del opositor. Sin embargo, los médicos del hospital de emergencias de Omsk dijeron no haber encontrado ningún rastro de veneno en el organismo del paciente, siendo el trastorno metabólico el diagnóstico principal que manejaron.

Navalny fue ingresado en el hospital ruso en un estado de coma de origen desconocido y, casi de inmediato, los especialistas decidieron inducirle a un coma médico. Durante los dos siguientes días los médicos hicieron todo lo necesario para salvar la vida del político y lograron estabilizar su condición. Tras ello, a petición de la familia, el opositor fue trasladado a Alemania, al hospital Charité de Berlín, donde el diagnóstico inicial fue que sufrió una intoxicación con una sustancia del grupo de los inhibidores de la colinesterasa.