Un niño de 10 años perdió la mano derecha, luego que le explotara un mortero número cinco al tratar de manipularlo , el daño que causo la explosión fue tan severo que cirujanos del Hospital Benjamín Bloom, no pudieron hacer nada por salvar su manita.
El pequeño ingreso al nosocomio la noche del 24 de diciembre , referido del Hospital Santa Teresa de Zacatecoluca; La Paz.


Entre la noche del 24 y la madrugada del 25, médicos del Hospital Bloom han atendido alrededor de 11 niños quemados con pólvora.

En conferencia de prensa el Director de Protección Civil Jorge Meléndez hizo un llamado para que casos como estos no se vuelvan a repetir “Los diputados y diputadas deben dar respuesta al uso que hace la población de la pólvora para evitar niñas y niños quemados”.

Asimismo pidieron no dejar que los niños manipulen productos pirotécnicos sin su vigilancia.

Las autoridades han advertido a padres de familia o encargados de menores que pueden ser condenados a tres años de prisión , si sus hijos sufren quemaduras.