Durante los últimos 6 años, en el centro de la ciudad de Tegucigalpa, Honduras, un grupo de jóvenes valientes se ha esforzado por preparar de la mejor manera una cena para alrededor de 2,500 personas en la noche de Navidad. En esta cena el invitado especial es Jesús, junto a las muchas personas que viven en las calles y bajo los puentes de la zona y que ese día pueden palpar su amor que es impartido de las manos de una comunidad que anhela compartir.

 

En esta ocasión, la actividad se llevó cabo en El Salvador, en la ciudad de San Miguel, donde cientos de personas que transitaban por el parque Guzmán,  disfrutaron de los alimentos.

“Son personas que en estas fiestas no tienen  con quien compartir y ese es el propósito que ellos no se sientan solos” explica uno de los organizadores de la iglesia Redenzion,

 

¿De qué se trata Una Cena Con El Rey?

Es un movimiento de amor, se trata de llevar a Jesús a los más desprotegidos y a todos aquellos que no cuentan con la dicha de ser parte de una comunidad que les abrigue y les proporcione refugio en una noche donde todos están celebrando en familia.

 

¿Cómo fue que surgió Una Cena Con El Rey?

Surgió en el corazón de Anthony Rodríguez, él quería llevar la palabra de Dios de una forma no convencional, a través de risas, abrazos, amor, sin necesidad de palabras y valerse únicamente de acciones. Una cena con el rey tiene un contexto bíblico basado en Lucas 14:15-24 donde habla sobre los convidados a la cena.

 

¿Quiénes están involucrados en el servicio de Una Cena Con El Rey?

Los servidores detrás de este evento son todos voluntarios de todas las múltiples congregaciones de creyentes y algunos no religiosos, tenemos la oportunidad de servir junto a personas no creyentes y hasta con ateos que simpatizan con esta causa, pero esto funciona como una plataforma inicial para conocer del amor que vale. Cada año se agregan nuevos voluntarios, ya sea por invitaciones de boca en boca, o porque saben de nosotros a través de medios de comunicación o medios digitales.