Incrementa a 107 la cifra de muertos y a 40 los heridos por la explosión de una toma clandestina de hidrocarburo en Tlahuelilpan, estado mexicano de Hidalgo el pasado 18 de enero.

Las muertes por la explosión ocurrida mientras centenares de personas sustraían combustible de una manera rudimentaria, aumentaron durante las últimas horas con la muerte de siete personas en varios hospitales, de acuerdo con las fuentes.

Las autoridades señalaron que de los 107 fallecimientos, 39 se han registrado en los hospitales a donde fueron llevados los heridos de la explosión del oleoducto.