Autoridades informaron que al rededor de 10 personas fallecieron este lunes tras el incendio de un inmueble de ocho plantas en el suroeste de París capital francesa.

Según los primeros elementos de la investigación, el incensio  fue provocado por una habitante con problemas psiquiátricos tras una disputa vecinal. La mujer, de unos 40 años de edad, fue arrestada en una calle cercana al lugar del drama pocos minutos después del mismo, cuando, en estado de embriaguez, trataba de prender fuego a papeleras y un vehículo aparcado.

Aunque la investigación sigue su curso, las autoridades se centran en esa pista como principal causa del fuego, que se declaró sobre la 01.00 horas (00.00 GMT) en un edificio de ocho plantas de la década de los años 70, en buen estado, situado en un barrio acomodado del oeste de la capital francesa. El fiscal de París, Rémy Heitz, confirmó que las sospechas se centran sobre la arrestada y que se ha abierto una investigación por «incendio voluntario que ha provocado muertes».

Más de cinco horas y el trabajo de 250 bomberos fueron necesarios para controlar un incendio que comenzó en la segunda planta del edificio de la calle Erlanger, ubicada junto al bosque de Bķolonia, uno de los pulmones verdes de la ciudad. Las llamas se propagaron con una inusitada velocidad, según el relato de los bomberos, y acabaron por ganar todo el edificio, que terminó devastado, hasta el punto de que los técnicos temen que las plantas superiores, las más afectadas, puedan derrumbarse.