La Cámara Baja del Parlamento ruso, aprobó este martes en primera lectura, con 334 votos a favor y 47 en contra, un proyecto de ley para dotar al país de un sistema de internet propio para casos como un boicot por parte de los grandes servidores mundiales, posibles nuevas sanciones internacionales para aislar a Rusia de la red o 2ataques cibernéticos masivos.

En el borrador se indica que se trata de garantizar la estabilidad del funcionamiento de internet ante posibles contingencias. Pero va mucho más allá, ya que obligará a los operadores a adquirir costosos equipos que permitirán al Estado controlar mejor el tráfico en la red.

Sus autores admiten que la idea es reducir el flujo de datos con el extranjero que manejan los usuarios rusos y conjurar posibles amenazas provenientes de Estados Unidos, en donde fue aprobada en 2018 una doctrina de ciberseguridad que señala a Rusia como nido de hackers y origen de todo tipo de ataques.

Eric Schmidt, anterior director ejecutivo de Google, recientemente respondió a preguntas de los periodistas sobre si era posible un internet fracturado. Según Smith en 10 años Internet podría dividirse en dos: una red con preponderancia de Estados Unidos y otra dominada por China. Pero hay indicios de que Rusia también quiere apuntarse al fenómeno de la fragmentación de Internet.

Antes del uno de abril en Rusia se va a llevar una especie de simulacro de ciberguerra y se cortará el acceso a internet durante una jornada. El objetivo declarado es ver si todo va bien para que en caso de ataque exterior quede operativa una suerte de intranet rusa, Runet.