Un atentado suicida de la milicia Jaish Al Adl contra un autobús en el que viajaban miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán ha provocado 27 muertos, según ha confirmado el cuerpo en un comunicado. Otros veinte soldados han resultado heridos, según informa la agencia estatal Irna.

El coche bomba ha estallado cuando el autobús del cuerpo de élite de las fuerzas armadas, que iba a dar el relevo nocturno a los apostados en la zona, circulaba en una carretera entre Khash y Zahedan, entre las provincias de Sistán y Baluchistán (sureste).

La zona del ataque, cercana a la frontera de Pakistán, es precisamente un área volátil donde operan las milicias y bandas de narcotraficantes, y ha sido escenario de varios atentados perpetrados por grupos de extremistas suníes.