En El salvador los recursos naturales se están agotando a pasos agigantados, los depredadores ambientales, han encontrado en el territorio un basto campo, que en los últimos años han logrado exterminar grandes extensiones de arboles; y bosques completos dejando gran parte de tierra desprovistas de todo tipo de vegetación.

El mas reciente caso ha sido denunciado por organizaciones ambientales, a través de las redes sociales, donde se detalla la tala indiscriminada de arboles en el Cerro El Águila, el cual se ubica en la cordillera Apaneca Ilamatepec, en el Cantón La Majada municipio de Juayua en la jurisdicción de Sonsonate.

Salvador Recinos activista ambiental e integrante del Equipo Técnico de la Unidad Ecológica Salvadoreña UNES, enfatizo que el boques se encuentra en una importantes zona de recarga hídrica de Sonsonate, y a la vez dentro del territorio declarado reserva de biósfera; muy probable área natural protegida, de las pocas que aun quedan en el país “un área del país donde se ubica una de las mayores reservas de agua, donde se dan las lluvias más importantes del país en cuanto a cantidad, una de las zonas con mayor capacidad de infiltración del país, y muy posiblemente ubicada en la zona prioritaria 1 la región hidrográfica Sensunapan Pandera por su importancia estratégica, según lo detalla el Plan Nacional de Gestión Integrada del Recurso Hídrico” dijo Recinos quien ademadas declaro la importancia de declara área natural protegida al Cerro del Águila.

En el lugar existe una deforestación que los habitantes de la comunidad Ojo de Agua, calculan que podría tratarse de almenos cinco manzana de terreno deforestadas, “ el pasado 13 febrero atestiguamos junto a liderazgos referente de la Mesa por la Sustentabilidad de los Territorios de Sonsonate MESUTSU, un nuevo hecho de depredación ambiental aproximadamente cinco manzanas de bosque han sido destruidas; miles de arboles centenario con diámetro de hasta un metro y medio verdadero corredores biológicos, que albergan cientos de especies de flora y fauna” expreso Recinos .

La deforestación creara efectos negativos en la calidad del suelo creando un resultado adversos, que conllevara a la perdida del habita, biodiversidad y serios daños en los mantos acuíferos “ el suelos con alta capacidad de infiltración de agua han sido deteriorados, impactando negativamente en la zona de recarga hídrica local, el paisaje natural atractivo para el turistas y extranjero ha sido diezmado, por la desolación derecho ambientales de pueblos indígenas y de ciudadanía en general relacionados al bosque y al agua han sido vulnerados” comento el activista.

La explotación forestal también tendrá un impacto dramático, al destruir el ecosistema boscoso habitad de diferentes especies,“ en el Cerro el Águilas habitan 27 especies mamíferas, dos de estas amenazadas según inventario de especies protegidas del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales como: el zorrillo espalda blanca y el tepescuintle; y una especie en apéndice 1 cites el gato zonto” comunicó el ambientalista
En esta región aguarda 71 especies de aves divididas en 25 familias que están en riego “ cuatro de estas especies en categoría de amenazada latangara la espalda rayada, la tucaneta verde, el zorzal negro, y el zorzal mirlo o gorgiblanco; y dos de ellas en peligro de extinción como es el fulfo y el águila crestada negra, además de 66 especies de plantas una de ellas en categoría de vulnerable como lo es la bellota, y otra en peligro según la lista Roja de la UICN como lo es el nogal, Según Recinos .

Los activistas analizan que es necesario la declaratoria in mediata del Cerro del Águila como reserva de biosfera de la cordillera; sin embargo son claros en exponer que no debería ser la única motivación de peso de las instituciones de estado actué oportunamente en la protección de bosques y zonas de recarga hídrica que están en áreas naturales protegidas y colindantes , “ un país como El Salvador que el segundo mas deforestado de América Latina, uno de los 15 países del mundo más vulnerables ante fenómenos naturales, con una cobertura vegetal apenas el 27% no se puede dar el lujo de aniquilar sus escasas reservas ecológicas con las que cuenta” , argumento Salvador Recinos.

El despoblamiento de arboles de ciprés de mas de 200 años que a sufrido la zona , es un ejemplo más del fracaso de la institucionalidad del estado en materia ambiental, por lo que es urgente, la reforma diferentes instrumentos de legislación ambiental como aprobar la ley general del agua determinando acciones para su protección “ ejemplo a través de la de la creación de comité de cuenca con la participación de la población; y que también incluye la figura de declaratoria de zonas de protección de acuíferos, con el fín de su conversación, es fundamental profundizar en los diferentes niveles de la política pública, el paradigma de la sustentabilidad como modelo para la gestión del territorio, donde se priorice la protección la cuenca hidrográfica y el derecho humano al agua; y el agua para los ecosistemas sobre los intereses industriales de los grupos económicos del país” aseguran los ambientalistas.

Los activistas argumentan que según establece la ley de medio ambiente, la ley de áreas naturales protegidas, la ley forestal, la ley de conservación de vida Silvestre, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales debió actuar de oficio pues desde 2011 cuenta con personal guardar de recursos que teóricamente se encarga de la permanente vigilancia de esa área natural “ El Ministerio de Agricultura y Ganadería que está aduciendo, que no ha otorgado ningún permiso para tala de árboles en la zona, debió iniciar de oficio los procedimientos establecidos en la ley forestal la alcaldía de la municipalidad Juayua y Chalchuapa del departamento de Santa Ana, están aligadas como autoridades locales a vigilar e informar a las instituciones sobre este tipo de hecho” dijo la fuente


La depredación ambiental de la zona es considerado un atropello a los derechos humanos de las comunidades indígenas que ya se están pronunciando por la destrucción de los bosques “ Desde la cosmovisión de los pueblos indígenas se considera territorio sagrado; y que desdela declaración internacional de los derechos indígenas en su art 19, se posiciona como la obligación del estado, ante cualquier proyecto económico, se sujete a una consulta libre previa e informada” asevero el técnico

Ante la destrucción de los recursos en la zona los ambientalistas y comunidades afectadas se establecen el siguientes llamado a las autoridades competentes.
1 Al Fiscal General de la República licenciado Raúl melara procederá de oficio, según lo establece el mandato constitucional ordenando iniciar una investigación al respecto de los daños causados con el fín de deducir responsabilidades, tanto al interior del estado como a las personas naturales jurídicas que están involucradas profundizando en instituciones como: el MARN el MAG y las municipalidades de Juayua y Chalchuapa, ante el riesgo de un contubernio administrativo con quien tala el bosque en cuestión.
2 A la juez Ambiental de Santa Ana la Licenciada Norma Lemus de Núñez, le instamos a que en las próximas horas interponga son importantes oficio en el caso, para que estos crímenes ambientales no queden en la impunidad; y se garantiza el cumplimiento de la ley de medio ambiente la ley forestal y la ley de áreas naturales protegidas, con el fín de contribuir en la deducción de responsabilidades en la salva guarda y en la recuperación del área degradada.
3 Del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de mandamos informes serios y detallados, que establezca con exactitud, si estos hechos han tenido lugar al interior del área natural protegida; y que contribuyen con un valuó de daños ocasionados en la zona destruida, tal como lo establece el artículo 54 de la ley de áreas naturales protegidas, aclarando quiénes son las personas naturales o jurídicas responsables de la tala, será necesario además un plan que contemple las medidas a promoverse con el fin de recuperar y proteger a corto mediano y largo plazo la zona intervenida.
4 Al Ministerio de Agricultura y Ganadería, puesto que ya manifestó que no ha otorgado permiso de aprovechamiento forestal, en la zona talada y en el caso de que parte de las manzanas deforestadas no estén incluidas en el área natural protegida, según el artículo 1 de la ley forestal le exigimos que proceda en base a lo que establece los literales a y o del artículo 35, sancionando con varios salarios mínimos por cada árbol talado a las personas responsables de este crimen ambiental, esperaríamos que mantenga Informada a la FGR Juzgado Ambiental de Santa Ana, y ciudadanía en general.
5 A la Procuraduría Para la Defensa de los Derechos Humanos licenciada Raquel caballero, le hacemos el llamado para qué active los procedimientos correspondientes a la protección de Defensores de Derechos Humanos, en este caso puesto que tememos que la integridad física de los liderazgos del municipio de Juayua y de la MESUTSU se encuentren en riesgo ante la valiente labor de denuncia que han emprendido.
6 A la población salvadoreña y a la opinión pública en general, le invitamos a que permanezca pendiente de los acontecimientos relacionados con este nuevo caso de crímenes ambientales, y convocamos a sumarse a las actividades que el caso vaya demandando según se desarrolla.