Autoridades califican este caso como hurto, el problema lleva varios meses.

Alumnos y maestros del Centro Escolar de Cantón La Laguna Palo Galán en Usulután, en reiteradas ocasiones han hecho eco de la problemática sin haber tenido una respuesta favorable, ya que fue en el mes de diciembre de 2018 que un grupo de delincuentes ingreso al platel educativo y hurtaron una bomba la cual es utilizada para extraer el agua de un pozo artesanal “ El centro escolar no cuenta con agua potable, sino que es de pozo que la sacamos con una bomba o una cisterna que distribuye el agua en la institución» comento el subdirector del referida centro de estudios Gerson Cordova; quien también agregó que no solo se llevaron la bomba de agua sino también el cableado de energía electrica que recién se habían modificado, y dijo: “desde el año pasado en el mes de diciembre vinieron tres veces, llevaron todo el cableado de energía electrica, hace poco se había hecho una reestructuración de todo el sistema y se le había puesto cable nuevo y se lo llevaron todo.

Además de ello agregó que para los delincuentes los daños causados no eran suficientes, y no conformes, ingresaron a varias aulas donde realizaron acciones vandálicas, destruyendo lo poco que aun quedaba “ Destruyeron algunos materiales didácticos que teníamos, le dieron fuego a una a unas cortinas que teníamos»

Ante la necesidad de contar con el vital liquido, maestros hicieron el esfuerzo de adquirir una bomba y restablecer el sistema de agua, pero una vez volvieron hacer victimas de los dueños de lo ajeno, quienes sin importar los daños ingresaron a la institución y hurtaron la bomba hidráulica “Desgraciadamente este año el día domingo 3 de marzo, volvieron a ser la misma porque se restauró el sistema con grandes esfuerzos compramos un material, y todo bomba, que hicimos un préstamo por ahí que todavía ni le hemos pagado y volvió a suceder lo mismo” afirmo la fuente.

A esto se suma la falta de interés de las autoridades del Ministerio de educación y seguridad pública , quienes a pesar de las denuncias, no han realizado una inspección pertinente el centro escolar para evaluar los daños, menos se ha dado inicio a una investigación.

“ El señor director fue a la policía y lo mandaron para la fiscalía de la fiscalía lo mandan para San Miguel, o sea hasta el momento no le han querido tomar ni siquiera la declaración, estamos un poco preocupados porque ya son cuatro veces, que sean han hecho lo mismo daño, y esperamos verdad que algunas autoridades tomen a bien y pues nos ayuden a restaurar lo que nos han robado.

Poco más de 170 alumnos de parvularia a 9° grado es la comunidad educativa que asiste a la escuela, y que tienen que acarrear agua de viviendas vecinas para solventar la nesecidad.

A raíz de esta situación los padres de familia han optado por retirar a sus hijos horas antes de que finalice la jornada escolar

La situación es decepcionante para los docentes, ya que son cuatro ocasiones que delincuentes los dejan sin nada.