Las dos cajas negras del Boeing 737 de Etiopía Airlines que se estrelló este domingo poco después de despegar del aeropuerto de Adís Abeba con 157 personas a bordo han sido recuperada este lunes, según ha informado la propia aerolínea. «El Registrados Digital de Datos de Vuelo (DFDR) y la Grabadora de Voces en Cabina (CVR) del vuelo ET302 han sido recuperadas», ha escrito Etiopía Airlines en un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter.

El avión se estrelló el domingo minutos después de haber despegado del aeropuerto de la capital etíope con 157 personas a bordo de 35 nacionalidades, incluidos dos ciudadanos españoles. Ni los pasajeros ni la tripulación sobrevivieron al impacto, localizado cerca de la localidad de Bishoftu, situada unos 42 kilómetros al sudeste de Adís Abeba. El avión siniestrado es del mismo modelo que se estrelló el 29 de octubre de 2018 en el mar de Java minutos después de haber despegado de Yakarta, acabando con la vida de las 189 personas que viajaban a bordo.

Minutos antes del accidente, el piloto del vuelo comunicó a la torre de control que había sufrido un fallo y pidió permiso para volver a aterrizar en Adís Abeba, recibiendo la autorización de los controladores, según explicó el domingo por la tarde en rueda de prensa el consejero delegado de Ethiopian Airlines, Tewolde Gebremariam.

Este lunes, China e Indonesia han ordenado a sus compañías aéreas dejar en tierra los aviones Boeing 737 MAX 8 de que disponga. La medida representa un duro varapalo para la reputación del fabricante estadounidense, la mayor compañía aeroespacial del mundo. De hecho, las líneas aéreas chinas, en plena expansión, son algunos de los mejores clientes de Boeing y de su modelo de aviones 737-MAX, el más moderno del grupo.