La aplicación rusa FaceApp, que permite ver el envejecimiento de un rostro

La aplicación rusa FaceApp, que permite ver el envejecimiento de un rostro, obtiene millones de fotos en todo el mundo, generando preocupación sobre su uso. Pero, por muy intrusivo que parezca, refleja una práctica general.

Lanzada en 2017, FaceApp ha resurgido en los últimos días con sus herramientas de inteligencia artificial que le permiten envejecer, rejuvenecer y modificar un rostro.

Pero el éxito de FaceApp, actualmente la aplicación gratuita más descargada en Google Play con más de 100 millones de usuarios, ha ido acompañado de un gran revuelo en términos de protección de la privacidad. Incluso ha llevado a un senador estadounidense a pedir al FBI que investigue los «riesgos para la seguridad nacional» y a Polonia y Lituania a anunciar que vigilarían la aplicación.

Sin embargo, los especialistas en ciberseguridad piden que se relativicen los riesgos, como la empresa israelí Checkpoint, que dijo no haber encontrado «nada extraordinario en esta aplicación» que «parece haber sido desarrollada en la dirección correcta».

«Tampoco hay posibilidad de detener la recolección de datos, ni un procedimiento claro para solicitar la eliminación de datos», agregó Baptiste Robert.

«La indignación que surge de esta historia es buena, porque la gente está interesada en su vida privada, pero FaceApp en sí misma no es más maliciosa que otras», continúa.

«¿Tengo interés, por tener una foto de mí mismo envejecido, en renunciar a mi derecho de propiedad de algo muy personal como una foto?», se preguntó Caroline Lancelot-Miltgen, una investigadora especializada en temas de datos personales.