¨Los Estados Unidos y El Salvador¨ son socios en la lucha contra las drogas, el crimen transnacional y las pandillas.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, cerró el domingo una gira latinoamericana expresando confianza en los esfuerzos de El Salvador y Mexico para frenar la migración ilegal, un tema central para el gobierno de Donald Trump.

En El Salvador, Pompeo se reunió con el mandatario Nayib Bukele y expresó su apoyo a sus planes «para estimular el crecimiento económico y reducir la migración ilegal».

De El Salvador, así como de Guatemala y Honduras, parten a diario decenas de personas con el objetivo de entrar clandestinamente a Estados Unidos, en busca de trabajo o huyendo de la violencia.

En una rueda de prensa conjunta, Pompeo llamó a «reforzar la seguridad fronteriza» en el sur de Estados Unidos y en toda América Central, mientras que Bukele dijo que buscará «mejorar las condiciones de los salvadoreños para que no tengan que migrar».

Esperamos poder continuar con nuestras operaciones conjuntas contra el narcotráfico y los esfuerzos para combatir el crimen con la PNC a medida que fortalecemos la seguridad de nuestros ciudadanos.
  • Me alegro de reunirme con el presidente @ nayibbukele. Apoyamos sus planes para estimular el crecimiento económico y reducir la migración ilegal, y creemos que su visión de construir un #ElSalvador fuerte y autosuficiente llevará a un futuro brillante.