A mediados de mayo, diputados de la Comisión de Relaciones Exteriores, Integración Centroamericana y Salvadoreños en el Exterior realizaron una visita a Washington, para continuar abogando por la situación de más de 190 mil compatriotas amparados al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés).


Fotografía/Asamblea Legislativa

Una reforma y dos pronunciamientos fueron emitidos por la Asamblea Legislativa con la finalidad de abogar por los derechos humanos de los migrantes, tanto de quienes están en tránsito en las zonas fronterizas como beneficiarios del TPS y otros residentes en distintas ciudades de Estados Unidos que afrontan incertidumbre debido a su estatus migratorio.

El pasado 2 de mayo, los diputados en Pleno aprobaron reformas a la Ley Especial para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia, con el propósito de desarrollar principios y programas dirigidos a la protección de los derechos de las personas migrantes salvadoreñas, así como de quienes son retornados, destacando la creación de un Banco de Perfiles Genéticos conformado con muestras de ADN (ácido desoxirribonucleico) que facilitará la identificación de fallecidos en su intento por llegar a EE.UU. u otros países.

Cabildeo y pronunciamientos ante redadas masivas

A mediados de mayo, diputados de la Comisión de Relaciones Exteriores, Integración Centroamericana y Salvadoreños en el Exterior realizaron una visita a Washington, para continuar abogando por la situación de más de 190 mil compatriotas amparados al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), junto a organizaciones que velan por los migrantes, como la Alianza Nacional por el TPS, que aglutina a personas de países beneficiados con dicho programa, se hicieron cabildeos con congresistas y senadores estadounidenses.

De igual manera, a mediados de junio, el Pleno emitió un pronunciamiento público para expresar su beneplácito por la aprobación del proyecto de Ley H.R.6, también conocido como “Ley de Sueños y Promesas 2019”; el cual fue avalado por la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos de América y que otorgaría ciudadanía a los inmigrantes beneficiarios del TPS y el DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).

También, en julio se aprobó un pronunciamiento ante la crisis que afrontan las personas migrantes que se encuentran en los centros de detención en la frontera entre México y EE.UU. bajo condiciones de hacinamiento y la separación de niños y adolescentes de sus padres; además, tras las redadas masivas de migrantes iniciadas el pasado 13 de julio en distintas ciudades de la nación norteamericana, se exhortó al gobierno de EE.UU. a que respete los derechos de las personas migrantes en la frontera Sur, particularmente de niños y adolescentes.