El pasado 17 de mayo de 2018 en la 8° avenida sur y 3ra. calle de la colonia Jardines de Bolonia San Miguel, se originó un incendio en la casa la señora Guillermina Ramírez, lugar donde funcionaba un taller de manualidades.

 

 

Los meses han pasado ya la señora Guillermina Junto a su hija a un viven entre los escombros debido a que perdieron todas sus pertenencias, el caso va más allá de que esta familia viva y trabaje entre escombros:

Durante la inspección que realizo el cuerpo de Bomberos después del siniestro determinó, que el incendio se originó fuera de la vivienda en un poste del tendido eléctrico propiedad de la empresa Eléctrica de Oriente (EEO) a quien se le había notificado de los desperfectos del tendido eléctrico en la zona que podrían generar este tipo de desgracias, sin embargo como ocurre en la mayoría de casos nunca la empresa atendió el llamado.

Luego de este incendio que dejo más de 70 mil dólares en pérdidas materiales la propietaria del taller pidió a la Empresa Eléctrica respondiera por los daños, pues en el lugar donde se trabajaban manualidades se perdió todo, maquinas, materia prima y cosas del hogar.

La Empresa Eléctrica de Oriente (EEO) respondió con una resolución contraria a la impección técnica de Bomberos, en la que no se hacen responsables de los daños.

Con lágrimas en sus ojos la señora Guillermina comenta “aquí la instalación eléctrica de la casa era nueva, las maquinas estaban desconcertadas, y los señores de la EEO nunca han venido a realizar una inspección, no sé cómo hacen una resolución sin haber trabajado una inspección, pero no me quedare de brazos cruzados yo he perdido toda una vida de trabajo por culpa de una empresa que nunca atendió el llamado para evitar un corto circuito, iré a todas las instancias habidas  y por haber y a un que no tengo abogados que me representen, pues económicamente no tengo para esos pagos gracias a Dios por ahorita no pagamos alquiler de casa pues los dueños nos han considerado.”

Madre e hija son las que le daban vida al taller de bordados quienes ahora piden justicia, y el apoyo de las instancias derechos humanos, procuraduría, diputados entre otros les ayudan a resolver el caso, ya que ellas tienen deudas que pagar con financieras locales.