Pese a las críticas que envuelven a la familia presidencial incluso sus detractores haciendo público su deseo que naciera enferma, Layla Bukele ha nacido no en una cuna de oro sino en el hospital militar