Los policías llegaron hasta la humilde vivienda de una mujer, en la 18 avenida norte de la ciudad de Usulután, luego de una llamada de auxilio recibida al Sistema de Emergencia 911. La emergencia se convirtió en una escena donde encontraron en condiciones muy necesitadas a la anciana, cuya casa estaba techada con plásticos, lo que con mucha facilidad permitía el paso de la lluvia.

Esta vez, fueron los vecinos de doña María Sánchez, de 79 años de edad, quienes decidieron reportar un “problema” al sistema 911, con la intención de tocar ese corazón sensible y noble de los policías. Y no se equivocaron. Estos de inmediato gestionaron material para ayudar a la mujer, quien reside sola, y vive de esa caridad humana que hoy la visitó.

La preocupación de los vecinos se agudizó ante las tormentas de los últimos días, lo que de seguro no permitía a doña María descansar tranquilamente día y noche, dentro de su casa, ante la humedad y el frío que esto provocaba.

Fue una razón suficiente para que los policías buscaran, tras la visita, ayuda de personas altruistas quienes, afortunadamente, también no dudaron en apoyar la noble causa y fue así como obtuvieron madera, láminas, víveres y una cama donde pueda descansar. Inmediatamente algunos de los vecinos ayudaron a reparar el techo de la vivienda. Esto es trabajo en equipo.

Pero ese corazón azul extendió aún más su ayuda, ya que ayer jueves, como parte de la aplicación de Filosofía de Policía Comunitaria, llevaron a la señora a un centro asistencial para un chequeo médico, ante lo cual ella expresó su agradecimiento con sus buenos samaritanos, que no son más que aquellos que se conmueven con el dolor ajeno y no se detienen por curiosidad sino por su disponibilidad para ayudar.