El detenido, el polaco Robert Lisowski, estaba condenado por el asesinato de un amigo de ciudadanía ucraniana en 2018. Y ha escapado de la prisión napolitana de Poggioreale en Italia esta mañana en circunstancias que aún no han sido aclaradas por la Policía.

El recluso, de 31 años, escapó usando una sábana anudada para descender el muro que limita la cárcel con la calle. Según medios locales, es la primera huida ocurrida en esta prisión en al menos un siglo.

El Departamento de la Policía napolitana ha emprendido la búsqueda del fugitivo y ha pedido a la ciudadanía que reporte cualquier información acerca de su paradero.