Serena Williams quiere hacer historia en el US Open y la rusa María Sharapova está en el camino: las excampeonas se enfrentan este lunes en el primer día del torneo, en el que también debutan el campeón defensor, Novak Djokovic, y el siempre favorito Roger Federer.

Williams, octava en el ranking mundial, busca en Nueva York su vigésimo cuarto título de Grand Slam para empatar el récord de la australiana Margaret Court.

Todo comenzó aquí, en 1999, cuando venció a Martina Hingis. El Abierto de Estados Unidos, el último Grand Slam del año, fue su primer gran título, que ganó en otras seis oportunidades.

La tenista de 37 años vuelve al estadio Arthur Ashe un año después de perder la final ante Naomi Osaka (1) en un partido polémico en el que tachó de sexista al árbitro Carlos Ramos, que este año no oficiará ningún partido en el que esté Serena o su hermana Venus, por decisión de la autoridad de tenis de Estados Unidos.

Ramos sancionó a Williams con un juego (2-6, 3-5 en ese momento) tras recibir tres warnings, el último de ellos por llamarle «mentiroso» y «ladrón».

Williams y Sharapova, ganadora del US Open en 2006 y hoy en el puesto 87 de la WTA, se han enfrentado 21 veces, con 19 victorias para la estadounidense.

Aunque la última vez que midieron fuerzas, en Roland Garros de 2018, la rusa salió victoriosa.

Williams se retiró de su partido inaugural en el torneo de Cincinnati, que sirve de preparación para el US Open, por una lesión en la espalda. Su encuentro comienza a las 19h00 locales (23h00 GMT). Le sigue el juego entre Federer y el indio Sumit Nagal.

Djokovic enfrentaba más temprano al español Roberto Carballés.

En los primeros resultados de la jornada, el japonés Kei Nishikori (7) avanzó al superar al argentino Marco Trungelliti, que no pudo terminar el partido por lesión (6-1, 4-1), mientras que la campeona olímpica en Rio-2016, la puertorriqueña Mónica Puig, cayó ante la sueca Rebecca Peterson con un doble 6-3 en medio de la forzada transición que tuvo que hacer al perder a su entrenador una semana antes del torneo.

«Recibir una bofetada así en la cara es horrible», dijo Puig a periodistas.

La ganadora del Roland Garros, la australiana Ashleigh Barty, segunda sembrada del torneo, superó por su parte un horrible primer set y se impuso a la kazaja Zarina Diyas por 1-6, 6-3, 6-2, mientras que la checa Karolina Pliskova, tercera sembrada, superó a su compatriota Tereza Martincova, que entró por la Qualy, en dos sets que llegaron a tie-break (7-6 (8/6), 7-6 (7/3)).