La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) documentó 48 casos que pueden catalogarse como ejecuciones extrajudiciales por parte de agentes policiales, entre 2014 y 2018, según un informe especial de las acciones atribuidas a la Policía Nacional Civil (PNC) en El Salvador.

Raquel de Guevara, procuradora de los Derechos Humanos, sostuvo que producto de estas ejecuciones, 116 personas fueron asesinadas. Agregó que cada caso presenta como patrón común, un uso excesivo de la fuerza letal por parte de las autoridades.

La PNC, según Guevara, es la institución más denunciada ante la PDDH y pidió que este informe contribuya a la depuración policial.

Veronica Reyna, del Servicio Social Pasionista, mencionó también que muchos eventos catalogados como enfrentamientos por parte de la policía, están documentados en el informe de ejecuciones extrajudiciales.

Algunos patrones que se identifican en el informe, afirmó Reyna, es que las víctimas recibieron diez disparos de bala en promedio, por lo general a la altura del torso.

El Informe también revela que más del 77 % de los hechos ocurrió en zonas rurales. Cerca del 94 % de las ejecuciones fueron cometidas con arma de fuego y los departamentos en los que más han ocurrido son La Paz y San Salvador.