La Nasa está investigando el hecho, de comprobarse la acusación el primer delito sería la usurpación de identidad.

Anne McClain sueña con ser la primera mujer en llegar a la luna, pero su sueño puede verse frustrado por la denuncia de su exesposo.

La Nasa está investigando el primer delito cometido desde el espacio. La acusada es Anne McClain, una astronauta estadounidense.

Ella está acusada de supuesta usurpación de identidad para acceder de forma irregular a los registros financieros de su expareja.

“Soy Anne McClain y soy astronauta, (…) he querido serlo desde que tenía tres o cuatro años, algo sobre la exploración siempre me ha fascinado desde temprana edad”, relató en un video para la Nasa donde expone sus aspiraciones.

En 2013 fue seleccionada para ser parte de la Agencia Espacial, dentro de un grupo en el que el 50 % de los seleccionados eran mujeres. Ejecutó diferentes funciones como ser la ingeniera de vuelo en la Estación Espacial Internacional para las expediciones 58 y 59, además estaba en la mira para convertirse en la primera mujer en pisar la luna.

Sin embargo, la acusación de su expareja podría frustrarle los planes: Summer Worden, quien trabajó para la oficina de inteligencia de la Fuerza Aérea, denunció a McClain de usurpar su identidad y haber accedido de forma irregular a sus registros financieros.

La última misión de Anne McClain duró 204 días en el espacio.

El delito se habría cometido en la Estación Espacial Internacional durante la expedición número 59 y de confirmarse se convertiría en el primer delito cometido en el espacio.

De acuerdo con  The New York Times, la astronauta ya está bajo investigación. Su exesposo presentó una denuncia este año ante la Comisión Federal de Comercio (FTC), una agencia independiente, tras haberse percatado de que la astronauta había accedido a su cuenta bancaria sin su permiso.

La familia del afectado también presentó una denuncia ante la inspección general de la Nasa, según la publicación.

La abogada defensora de McClain asegura que su clienta no cometió ningún delito y accedió a los registros bancarios mientras estaba a bordo de la ISS para vigilar la cuenta conjunta de la pareja, como lo hacía durante su relación.

Los investigadores de la agencia espacial estadounidense contactaron con las dos mujeres, según el New York Times.

Worden indicó que la FTC no había respondido sobre la usurpación de identidad, pero un investigador especializado y la inspección general de la Nasa estudian la acusación, aseguró el diario.