El Tribunal  Primero de Sentencia de Santa Tecla absolvió penal y civilmente a cinco agentes que pertenecían al extinto Grupo de Reacción Policial (GRP); y a quienes la Fiscalía General de la República (FGR) acusa del delito de homicidio agravado en perjuicio de Dennis Alexander Hernández Martínez.

Para el juez a cargo del caso, la FGR no logró establecer la responsabilidad objetiva, clara y directa contra los imputados en los hechos que se les imputaban. Además de una insuficiencia probatoria que dejo entre ver una duda razonable, favorable a los imputados. Bajo el Articulo 398 del Código Procesal Penal, el juez declaró libres de toda responsabilidad a los agentes policiales y ordenó el cese de toda mediad cautelar o restrictiva contra ellos.

Esta es la segunda vez que los policías son exonerados, luego de que la Cámara de lo Penal de Santa Tecla anulará el primer fallo donde otro juez del Tribunal de Sentencia los declarará inocentes y ordenó un nuevo juicio.

En su momento, la Fiscalía ha solicitado al Tribunal un fallo de carácter mixto. Pidió que a tres de los cinco imputados se les condene como coautores del delito de homicidio agravado en comisión por omisión; y el resto como autores directos del delito de homicidio agravado, tipificado y sancionado en el Artículo 129, numerales 3 y 8 del Código Penal. Por su parte, la defensa alegó que en virtud de que no existen la certeza de que sus representados hayan cometido el delito que se les imputa solicitó un veredicto de carácter absolutorio definitivo.

Este fue el segundo juicio que enfrentaron los imputados por el mismo hecho. El primero se llevó a cabo en septiembre de 2017; y uno de los tres jueces del mismo tribunal emitió un veredicto de carácter absolutorio. Sin embargo, la apelación presentada por el Ministerio Público ante la Cámara de lo Penal de la 4ª Sección del Centro, con sede en Santa Tecla, dio como resultado que dicho juicio fuera declarado nulo y ordenó “la reposición de la vista pública, a efecto que un nuevo juez reponga dicho acto y dicte lo que conforme a derecho corresponda”.

Los hechos, según la investigación del Ministerio Público, ocurrieron el 26 de marzo del año 2015, en un operativo al interior de la finca San Blas, ubicada en el cantón Matazano, en San José Villanueva, La Libertad, en el que participaron los cinco agentes policiales procesados, entre otros; y que concluyó con la muerte de ocho personas, a quienes hasta ese momento las autoridades habían señalado como pandilleros. Sin embargo, en julio de 2016, los agentes fueron acusados por el Ministerio Público únicamente por el homicidio de Dennis Alexander Hernández Martinez.