El salvadoreño Marco Guirola, logró un récord internacional, tras descender a 25 metros en las grandes profundidades en aguas marítimas en la actividad submarina extrema que implica descender a las aguas sin respirar.

Dicha actividad extrema se ha popularizado alrededor de todo mundo y ha llegado, incluso, a tener sus propias competencias mundiales. Una de ellas se desarrolló hace un mes en Roatán, Honduras, donde el salvadoreño logró este récord mundial.

“Me interesé porque toda la vida me ha gustado salir de mi zona de confort. Como gran lección de viejo, cuando uno sale de su zona de confort fácilmente te encontrás con joyas y cosas inesperadas”, dijo a la prensa Marco Guirola.

Según comentó Guirola, ha logrado un tiempo máximo de 4:30 minutos, y mediante la práctica logró adaptarse rápido a la disciplina y solo el hecho de dejar de respirar bajo el agua se convierte en una tarea peligrosa y arriesgada.

El salvadoreño dice que en El Salvador existe potencial para competir, ya que piensa que las personas que se dedican a la pesca de ostras en las costas salvadoreñas, estos ya realizan esta actividad submarina y no por pasatiempo.

Estos expertos han estado en las profundidades del mar sin oxígeno, con un cincel y una almágana y ascienden con más peso, por lo que los hace realizar un deporte y una necesidad complicada.