Este lunes el gobierno de Donald Trump publicará en el Registro Federal una nueva regla que anula el plazo de 30 días para procesar y otorgar autorizaciones de empleo (EAD) a los solicitantes de asilo. Y en el caso de las renovaciones, en vez de acelerar el proceso, el servicio de inmigración también dejará sin efecto el plazo de anticipación de 90 días que exige hasta ahora para obtener un nuevo permiso de trabajo.

La decisión fue anunciada por el director interino de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), Ken Cuccinelli, en un comunicado publicado en la página digital de la agencia federal. En ambos casos, los trámites podrán demorarse el tiempo que la agencia estime para procesarlos.

La medida, dijo USCIS, pretende “mejorar el procesamiento” tanto para conceder como rechazar solicitudes iniciales del Documento de Autorización de Empleo (EAD) “al enmendar el plazo de 30 días relacionado a los solicitantes de asilo pendientes”.

Los cambios “darán a USCIS el tiempo necesario para recibir, examinar y procesar solicitudes, que como resultado reforzarán la seguridad nacional, continuarán los avances tecnológicos en la verificación de identidad”, justificó la agencia. “Y podrán disuadir aún más a quienes intenten defraudar al sistema legal de inmigración, con un proceso mejorado”.

La regla tendrá un plazo de 60 días para comentario del público. Finalizado ese período, el gobierno dará a conocer la regla final.