un grupo de mujeres pro aborto dañó esta tarde la fachada del edificio de la Fiscalía General de la República (FGR), en Antiguo Cuscatlán, en apoyo a Evelyn Hernández, de 21 años, quien es acusada por la institución del asesinato de su hijo recién nacido en un hecho cometido en Cojutepeque, Cuscatlán, en 2016.

El fiscal Raúl Melara reaccionó contra la protesta de las feministas, y aclaró que la acusación contra Hernández no es por haber cometido aborto, «sino por el homicidio de una persona», en este caso, de su mismo hijo. «Estamos acusando (a Evelyn) por homicidio de una persona», dijo Melara, y afirmó que hay suficientes pruebas que así lo demuestran.

«Hay grupos que tienen un gran interés en que esto se vea como que si se estuviera persiguiendo a la pobreza, que se está persiguiendo a una mujer que tuvo una emergencia extrahospitalaria. Las pruebas son contundentes y ratifican que no es así. Lamento mucho que se quiera tergiversar este tema», añadió.

Las mujeres que acompañan a Hernández se concentraron hoy frente a la sede fiscal y lanzaron huevos y pintura roja contra la fachada del inmueble, que cerró momentáneamente las operaciones ante los desórdenes causados.

«Creo en la libertad de expresión, pero no creo en la violencia ¿Cuántas denuncias dejaron de recibirse por estas acciones?», manifestó el fiscal, y agregó que la violencia generada por la pro abortistas es porque «se les acabaron los argumentos legales».

Las protestantes gritaban consignas contra la FGR que ha interpelado la decisión del juez que dejó en libertad a la mujer en agosto pasado y que pide reapertura del juicio.

La Fiscalía presentó el pasado viernes un recurso de apelación a la resolución del juez José Virgilio Jurado Martínez quien absolvió a la joven del delito de homicidio agravado.