El Juzgado Especializado de Sentencia “A” de San Salvador impuso 90 años de prisión a Noé Amílcar López por tres homicidios, mientras que a René Rodrigo Meléndez Martínez, le impuso tres años por el delito de encubrimiento.

Según la prueba que desfiló en el juicio, López participó en los homicidios de Misael Cruz, Jonathan Grande y una persona no identifica, hechos ocurridos entre 2012 y 2013, en el cantón Lourdes del municipio de Colón, departamento de La Libertad.

Según el testigo, el primero de los hechos fue un doble homicidio, hecho ocurrido en noviembre del 2012. Ese doble crimen lo planificaron debido a que tenían conocimiento que una las víctimas le estaban dando información a la Policía Nacional Civil (PNC), por lo tantos los mataron y luego los enterraron en un cementerio clandestino.

Asimismo, se comprobó el homicidio de una persona sin identificar, hecho ocurrido en junio del 2013. Según el testigo este hecho se cometió debido a que un sujeto que no conocían en aparente estado de ebriedad se había dormido en un bus, llegado hasta un territorio dominando por una pandilla.

El reporte indica que  cuando le solicitaron el Documento Único de Identidad (DUI) observaron que el sujeto vivía en una colonia dominada por la pandilla contraria, por lo tanto decidieron matarlo.

Además se comprobó la participación del ahora condenado Meléndez, ya que ayudo a unos pandilleros a meter unos cuerpos de víctimas en unos barriles y colaboró para cavar unos hoyos para enterrarlos.

El juzgador dijo que la declaración de los testigos era congruentes entre sí, además, la declaración de los dos testigos eran verificable con la prueba documental y pericial del caso, por lo tanto no existía ninguna duda de la participación de los dos condenados en los hechos.