Dos médicos de Kazajistán enfrentan cargos de homicidio porque dejaron morir a un recién nacido en la morgue de un hospital.

El bebé fue declarado muerto, incluso elaboraron toda la documentación de su deceso en el centro hospitalario; sin embargo, dio signos que vivía y movió una de sus piernitas, consigna el sitio Publimetro.

No obstante, pese a las señales claras de vida que dio el recién nacido, el jefe de médicos Kuanysh Nysanbaev optó por no verificar el estado del menor y prefirió dejarlo en la morgue porque “el papeleo ya lo clasificaba como muerto”.

Junto a un médico obstetra no hicieron nada para salvar la vida del bebé, explicó Shyngys Kabdula, jefe de la Policía local, al periódico Daily Mail.

Las autoridades locales detallaron que una vez puesto en la morgue el niño murió “congelado”.

El caso fue del conocimiento de las autoridades porque la Policía realizaba una investigación del médico por el delito de corrupción, de esa forma intervinieron su teléfono y lo escucharon hablar con el obstetra sobre la muerte del bebé.