El ministro de Trabajo impulsará el programa “Reubicación Laboral Digna”, luego de que se procediera al cierre de cinco establecimientos de comida. Cuatro de ellos definitivamente y uno de manera temporal. El programa es la respuesta del presidente de la República Nayib Bukele ante la ola de críticas que surgieron luego de hacerse público el despido de unas 200 personas, por el cierre de cuatro sedes del Míster Donut.

“He dado instrucciones al Ministro de Trabajo de que ante el cierre de cualquier establecimiento por claras violaciones a la ley, los empleados que pudieran salir afectados deberán ser indemnizados por el dueño del establecimiento y reubicados en plazas similares”, escribió en redes sociales.

La orden establece que los empleados cesados de sus funciones por cierre del local serán reubicados en puestos similares, con los mismos beneficios y tengan un incremento salarial.

“El único afectado en cualquier cierre será el dueño del establecimiento que este poniendo en riesgo a su personal y a su clientela”, sostuvo Bukele.

Este fin de semana se hizo viral en redes sociales un vídeo donde las empleadas del Míster Donut lamentaban la situación que ahora enfrentaban, ya que ahora se quedaban sin empleo. En el vídeo las mujeres se ven orando por la situación en la que ahora se encuentran.

Rolando Castro ministro de Trabajo sostuvo: “es repudiable utilizar trabajadoras defendiendo una empresa violadora de derechos laborales como escudo protector, todas las personas afectadas por este cierre serán indemnizadas de inmediato en base a la ley, y luego reubicados en su nuevo trabajo con mejores salarios”.

Agregó “operando sin autorización del Ministerio de Salud, por años, hoy se aplica la ley, esta garantizado que los trabajadores van a ser reubicados en empresas respetuosas de la ley y con mejores salarios y algunos defienden esto. ¿Debemos defender a estos o vamos a defender al pueblo?”.

Por su parte, Fito Salume confirmó que son cuatro Mister Donut cerrados, que a juicio de él es un cierre “ilegal”, con un promedio de 200 puestos de trabajo que se pierden.

“Se me llenan de lágrimas los ojos al ver como el trabajo y sacrificio de tantos es destruido por la furia desenfrenada de un presidente que creíamos actuaría bien”, aseveró.

En las redes sociales también fue criticado el presidente Bukele por el despido de más de tres mil empleados, pues si bien fueron indemnizados dos meses después de los despidos, no se les garantiza un trabajo adecuado y bien remunerado.