Por: Yesmi Velásquez/Redacción Al Minuto.

El 9 de diciembre de 1981, la tranquilidad del cantón El Mozote una comunidad ubicada en la Zona Norte de Morazán, fue eliminada por completo con la llegada de El Batallón Atlacat ; un grupo del Ejercito Militar Salvadoreño creado para tratar de poner fin a la Guerrilla.
El grupo militar seguía la pista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional( FMLN) una organización que se había alzado, con el objetivo de erradicar la desigualdad que había crecido desmedidamente en los últimos años.


La casería montada llevo a los militares hasta el pequeño poblado, de no mas de 25 casas, este numero de viviendas era superada por las personas de caseríos cercanos que habían llegado con la intención de resguardar sus vidas ,sin imaginar que serian victimas del peor genocidio ejecutado en América Latina.

10 es la fecha que marca los días mas grises de la guerra civil de El salvador, ese 10 de diciembre en horas de la tarde, los militares pidieron a los habitantes que salieran a la plaza y que se alinearan; querían interrogarlos y conocer como operaba la guerrilla, tras varias horas y ya para la media noche los hicieron volver a las casas.
El día 11 El batallón volvió a concentrar a los pobladores en la plaza, ahí fueron divididos entres grupos; hombres, mujeres y niños, posteriormente fueron encerrados en diferente casas y en el convento de la iglesia; para luego sacarlos en grupos de cinco interrogarlos con tácticas de las Escuelas de las Américas puestas en practicas en las diferentes dictaduras; le seguía las torturas y posteriormente Ser fusilados.
Las mujeres no corrían con mejor suerte, las mas jóvenes fueron violadas, y posteriormente fusiladas y decapitadas, por ultimo la muerte le llego a los mas inocentes de aquel conflicto, los niños que perecieron sin conocer por que sus vidas fueron arrebatas de una forma tan cruel, con ellos había concluido tres días de tortura angustia y dólar para toda una comunidad.

La historia que por años permaneció oculta fue contada por la única sobreviviente, Rufina Amaya, quien Murió en el año 2006 esperando justicia la cual pudiera llegar tras décadas, un tribunal salvadoreño abriera el caso, con el que se espera hacer justicia a los 978 muertos de ellos 553 niños.

El gobierno de el profesor Salvador Sánchez Cerén, en cumplimiento a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), ha indemnizado a 291 personas, víctimas de las masacres de El Mozote, San Francisco Angulo y El Calabozo, en el departamento de Morazán.

Las indemnizaciones y otras acciones de reparación han significado un monto de $10 millones, y como parte del registro oficial de víctimas, se ha identificado a 1.725 víctimas de estas masacres.
En el área de memoria histórica, desde 2013 el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) ha logrado recuperar aproximadamente 45 testimonios de mujeres, que están plasmados en dos libros y un documental denominado «La memoria de las luciérnagas».

A esto se suma la producción del documental “El Mozote nunca más”, realizado por la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia, el cual está siendo distribuido a centros escolares públicos a nivel nacional, universidades y entre las víctimas y sus representantes, tal como establece la sentencia contra el Estado de El Salvador

Asimismo, se ha avanzado en la resolución interna para la Declaratoria Modificativa del Bien Cultural del sitio histórico de El Mozote, que incorporará nuevas medidas de protección; se realizó el mejoramiento del monumento para recordar a las víctimas en la plaza del caserío El Mozote, y se construyeron dos memoriales para recordar a las víctimas en el cantón Cerro Pando y el cantón La Joya. En todas estas acciones el Ministerio de Cultura ha invertido, desde el 2014 al 2017, un monto aproximado de $198 mil.