El exfuncionario René Figueroa y su esposa Cecilia Alvarenga enfrentan este lunes por la mañana en el Juzgado Tercero de Paz de San Salvador la audiencia inicial en su contra por el delito de lavado de dinero.

La Fiscalía solicitó al juez que a Figueroa se le decrete prisión provisional mientras el caso avanza a la etapa de instrucción.

Por otra parte, pidió libertad bajo medidas para Alvarenga, contra quien no se giró orden de captura por su estado de salud. “Durante el desarrollo de la investigación pudimos constatar que ella tenía padecimientos de salud, los cuales no voy a ahondar en este momento, pero sí son verificables y es por ello que se está pidiendo medidas sustitutivas”, dijo el fiscal del caso.

Las medidas podrían incluir presentarse periódicamente a firmar al Juzgado, no salir del país, no cambiar de domicilio y pagar una fianza, pero falta que las determine el juez.

Según la Fiscalía, Figueroa tuvo un incremento de más de $3 millones en su patrimonio entre 2004 y 2015, el cual no pudo justificar; mientras que su esposa no justificó un incremento cercano a los $500 mil.

La Fiscalía dijo que Figueroa recibió a través de Radio Difusión de El Salvador más de $1.9 millones de fondos públicos provenientes de Casa Presidencial, los cuales serían parte de los más de $300 millones que el expresidente Elías Antonio Saca extrajo durante su Gobierno.

Figueroa fue ministro de Gobernación durante el gobierno de Francisco Flores; luego fue director de campaña presidencial y ministro de Justicia y Seguridad Pública en la administración Saca.