La ministra de Justicia de Alemania, Christine Lambrecht, ha calificado de un «ataque terrorista ultraderechista» el tiroteo que se produjo este 9 de octubre cerca de una sinagoga en la ciudad alemana de Halle, en el estado de Sajonia-Anhalt, informa Zeit.

Mientras tanto, el fiscal general del país, Peter Frank, declaró que con sus acciones el agresor planeaba protagonizar una masacre en el templo. Frank indicó que las fuerzas del orden habían encontrado en el coche del atacante un total de 4 kilogramos de sustancias explosivas.

¿Cómo se desarrolló el ataque?

El tiroteo en Halle se cobró la vida de 2 personas y dejó varios heridos más.

La ofensiva se produjo en una jornada en la que se celebra el Yom Kipur, un día sagrado del judaísmo en el que los fieles observan un estricto ayuno y acuden a las sinagogas. En el momento del ataque, en el templo se encontraban más de 70 personas.

El hombre empezó a tirotear cuando se acercó a la sinagoga. No logró llegar dentro y entonces dirigió su ataque contra las personas que estaban en las zonas cercanas. Posteriormente, huyó del lugar en un coche.

Además, se difundieron reportes de que el agresor había lanzado una granada de mano en un cementerio judío de la localidad, así como colocado una bomba en la sinagoga, pero la información al respecto no fue confirmada hasta el momento.

Momentos después, se registraron disparos en la cercana ciudad de Landsberg, ubicada a unos 15 kilómetros de Halle. Sin embargo, la Policía todavía no ha indicado si actuaba el mismo atacante.

Para capturar al autor del ataque, la Policía local inició un gran operativo de búsqueda y logró detenerlo. Según reportes, resultó herido en la garganta y fue hospitalizado, donde se le practicó una cirugía.

¿Qué se sabe sobre el atacante?

Der Spiegel identificó al agresor como Stephan B., de 27 años, residente en el estado de Sajonia-Anhalt, que carece de antecedentes penales.

El hombre, presuntamente, filmó su ataque con una cámara GoPro y lo transmitió en vivo a través de Twitch, plataforma que ofrece un servicio de ‘streaming’ en vivo, propiedad de Amazon. Der Spiegel señaló que la grabación evidencia que el antisemitismo podría ser el motivo principal del ataque.