El Gobierno de El Salvador, a través de la Defensoría del Consumidor presentó un recurso de nulidad ante la Comisión Regional de Interconexión Eléctrica (CRIE) para revertir el acuerdo de cobro que debe pagar El Salvador por restringir la importación de energía.

Con dicho acuerdo se traslada un cargo complementario a los consumidores de energía eléctrica quienes a través de los costos del sistema (tarifa eléctrica) deberán pagar la deuda que la pasada administración del FMLN en la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) asumió por un monto de $3.5 millones.

El nuevo titular de la SIGET, Manuel Aguilar llegó hace pocos días a la comisión de Economía de la Asamblea Legislativa, adonde reveló que el incremento de los $3.5 millones por restringir la importación de energía se dio a causa del voto a favor de la exsuperintendente, Blanca Coto.

Lo avalado por la exfuncionaria Blanca Coto establecía que el pago de la deuda adquirida se haría efectiva mediante un cargo en el recibo mensual de energía a partir de este mes de octubre y lo mantendrá hasta que se haya pagado la totalidad de lo adeudado, es decir; hasta marzo de 2020.

Tal y como se estableció el el acuerdo el cargo adicional en la factura de los consumidores finales supone un costo adicional de $1.12 por megavatio por hora (MV/) en el precio de la energía.