El Salvador se encuentra en emergencia por las fuertes lluvias que en las últimas 48 horas azotan a todo el territorio y que han obligado a muchas familias a abandonar sus viviendas por las inundaciones y el peligro de perder la vida.

Entre los casos atendidos están deslizamientos de tierra en carreteras, árboles caídos, familias evacuadas en Cangrejera, La Libertad, y El Bajo Lempa, Jiquilisco, Usulután.

Son 2,300 voluntarios de 64 seccionales a escala nacional quienes atienden diferentes emergencias y monitoreo constante en zonas vulnerables, debido a la alerta por las lluvias.

La Comisión Nacional de Protección Civil emitió ayer alerta amarilla en todo el país por las constantes precipitaciones y alerta naranja en zonas volcánicas y zona costera del territorio nacional.