Las autoridades mexicanas finalmente dejaron libre a Ovidio Guzmán López, hijo del capo mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, al que capturaron en la noche de este jueves en una vivienda junto con otras tres personas durante un enfrentamiento en Culiacán, Sinaloa.

La decisión de liberar al hijo de ‘El Chapo’ fue tomada por autoridades federales a raíz de la ola de violencia entre grupos armados y balaceras que se desataron en la ciudad tras su detención.


El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, primero comunicó ante los medios la noticia sobre la detención de las cuatro personas por parte de los miembros de la Guardia Nacional y la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), pero posteriormente afirmó que decidieron «suspender dichas acciones» para salvaguardar «la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense«.

Posteriormente confirmó a la agencia Reuters que la decisión de liberar al hijo de Guzmán fue tomada por el gabinete de seguridad.

«Se tomó la decisión de retirarse de la casa, sin Guzmán, para tratar de evitar más violencia en el área y preservar la vida de nuestro personal y recuperar la calma en la ciudad», dijo Durazo.

En medio del caos registrado en las calles de Culiacán, una veintena de reos se fugó del penal de Aguaruto. Algunos fueron recapturados por las autoridades.


Algunos diputados de oposición incluso calificaron el hecho como la «derrota más grande en la historia de nuestro país», según dijo el legislador del PAN, Felipe Fernando Macías.


Hasta poco antes de la media noche, el presidente López Obrador no había emitido ningún posicionamiento oficial ante la crisis. Un asunto que fue criticado por analistas y periodistas.


Asimismo, varios usuarios de redes reportaron patrullajes de camionetas blindadas con hombres armados y bloqueos con vehículos quemados en las calles de Culiacán hasta entrada la noche.

Los hechos ocurridos en Culiacán evidencian una crisis sin precedentes desde el comienzo de la llamada «guerra contra el narcotráfico» en diciembre de 2006.

¿Quién es Ovidio Guzmán?

Guzmán López, de 28 años, es hijo del segundo matrimonio de Guzmán Loera y es buscado por las autoridades estadounidenses. El Departamento del Tesoro lo describió como un importante miembro del Cártel de Sinaloa.

En agosto de 2012, la Oficina de Control de Activos del Departamento del Tesoro de EE.UU. incluyó a Guzmán López junto con Iván Archivaldo Guzmán Salazar, ‘El Chapito’, en la Ley de Designación de Cabecillas Narcotraficantes y les congeló sus bienes dentro de EE.UU.