La noche de este domingo, un automovilista fue capturado tras detectarle 500 grados de alcohol en su sangre, informaron agentes de la Policía Nacional Civil (PNC).

El procedimiento fue realizado en el municipio de Santa Elena, del departamento de Usulután, al oriente de El Salvador.

Se trata de José Mejía, quien fue aprehendido bajo el cargo de conducción peligrosa, detallaron miembros de la División de Tránsito Terrestre de la PNC.

Tras la detención, las autoridades nuevamente hicieron un llamado a todos los automovilistas a que no conduzcan si ingieren bebidas alcohólicas, pues ponen en peligro la vida de las personas además de la propia.