Las declaraciones del testigo criteriado “Noé” en el juicio contra 425 pandilleros como parte de la Operación Cuscatlán han continuado, esta vez dijo que pandilleros vendían droga por grupos de WhatsApp y que las ganancias eran de ‎$70,000 mensuales.

“Noé” relató en el juicio la manera de operar de pandilleros en la zona oriental del país, específicamente en el departamento de Usulután, donde la droga se vendía por medio de la aplicación de mensajería instantánea.

De acuerdo con el criteriado, los delincuentes ofrecían los estupefacientes a través de diferentes grupos de WhatsApp, cuando tenían el pedido lo daban a colaboradores de las clicas para que lo fueran a entregar en motocicletas a quienes lo habían solicitado.

Bajo esa modalidad de entregas, la pandilla ganaba mensualmente ‎$70,000.

Sin embrago, las altas ganancias provocaron problemas dentro de la estructura, porque un pandillero, según “Noé”, de nombre Élmer Canales Rivera entregó a sus compiches a la Policía para poder operar él en esas zonas.

Desde la cárcel, dijo el criteriado, el terrorista llamó a la Policía para informarles que se estaba efectuando una reunión de pandilleros, con la intención que los agentes los fueran a capturar para que le quedara el camino libre.

Eso fue posible, agregó, debido a que Canales Rivera tenía como «amigos» a unos policías del área de investigaciones de la PNC que le ayudaron.

$2 millones mensuales por extorsiones

Pero el dinero a la pandilla no solo llegaba por la venta de drogas, sino por las extorsiones donde se recolectaban mensualmente un poco más de $2 millones, según el testigo.

En medio del juicio, uno de los abogados le preguntó a “Noé” si sabía el dinero que se recogía por las extorsiones y fue ahí que dio la cifra de $2 millones, y agregó que en concepto de venta de drogas obtenían ‎$700,000 a nivel nacional.

Al dinero obtenido por extorsiones y la venta de drogas se sumaba otro que conseguían por medio de la comercialización de vehículos que tenían siempre en Usulután.

“Noé” añadió que se vendían entre dos a tres automotores al mes.