Por existir suficientes pruebas indiciarias, Dalia Esmely González Hernández, de 25 años, estará en prisión por el delito de homicidio agravado en perjuicio de su hija recién nacida, quien fue estrangulada y posteriormente lanzada a una fosa séptica.

La decisión judicial de instrucción formal con detención provisional fue decretada este miércoles, después que la incriminada enfrentara la audiencia inicial en el Juzgado Primero de Paz de Chinameca, San Miguel.

Las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR), detallan que el pasado miércoles 23 de octubre, González Hernández se presentó en las primeras horas de la noche al hospital nacional del municipio de Nueva Guadalupe por enfrentar una fuerte hemorragia, que adujo obedecía a su periodo menstrual.

Al ser examinada por los médicos, diagnosticaron que la hemorragia era el resultado de complicaciones de un parto extrahospitalario porque aún encontraron la placenta en el interior del vientre.

Ante el hermetismo de la paciente, las autoridades del nosocomio dieron aviso a la Policía Nacional Civil (PNC),  que de inmediato se desplazaron hasta la vivienda de la joven donde encontraron en la fosa séptica a una niña recién nacida envuelta en sábanas y una bolsa.

Al procesar la escena y las evidencias se determinó que la bebé fue estrangulada con un pedazo de sábana. La autopsia confirmó además que la neonata era de término, es decir entre 38 a 40 semanas de embarazo y que nació viva.