La mañana del día jueves 31 de octubre, los Habitantes de la Colonia Montes de San Bartolo III en Soyapango, se encontraron con la sorpresa que una Compañía telefónica, llegaba a la referida colonia con el fin de instalar una antena repetidora de telefonía; inmediatamente los vecinos se apersonaron y exigieron que se informara quién había autorizado la colocación de la antena, ya que ellos se oponían rotundamente a que se realizare tal obra.

De manera que los habitantes impidieron la excavación, rellenaron la parte que ya había sido abierta para la instalación y se mantuvieron sobre la carretera de oro, hasta que se apersonó el representante legal de la empresa de telefonía, quien mostró un permiso que había sido extendido por la Alcaldía Municipal de Santa Tecla. De inmediato los vecinos expresaron que no era posible que otra municipalidad regule obras que se pretenden ejecutar en el municipio de Soyapango, por lo que acudieron a informar a la Alcaldía Municipal de Soyapango, todo lo sucedido, recibiendo una respuesta positiva del Alcalde Juan Pablo Álvarez, en virtud que cada municipio es el encargado de emitir los permisos como los que se requieren para ese tipo de instalaciones, suspendiendo inmediatamente la obra.

De acuerdo a los habitantes de la Colonia, entre ellos la señora Gladys Guardado, desconocen si la colocación de antenas repetidoras pueden generar daños a la salud y al medio ambiente, por lo que hacen un llamado a las autoridades del Ministerio de Salud, de Medio Ambiente y la Alcaldía de Soyapango, para que previamente a autorizar cualquier instalación, se revise el cumplimiento de todos los requisitos de ley, inclusive los correspondientes a realizar Estudios de Impacto Ambiental y demás permisos necesarios; también reiteraron que no descartan ejercer las acciones legales correspondientes como acudir ante el Juzgado de Medio Ambiente, a solicitar medidas cautelares, o ante la Fiscalía General de la República a denunciar por delitos de falsedad documental al Alcalde Roberto d’Aubuisson y a la operadora telefónica, por pretender sorprender la buena fe de los habitantes de la colonia.