El Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador condenó al empleado de la alcaldía municipal de Apopa, José Antonio Fermán Andrade, a cumplir una pena de 14 años de prisión luego de ser encontrado culpable de forzar a una menor a sostener relaciones.

El relato de los hechos establece que el ilícito se realizó en una piscina pública, conocida como “El Tanque”, a la par del rastro municipal, de donde Fermán es empleado. Además, había sido visto también trabajando en los baños públicos del parque central de Apopa.

La víctima relata que el condenado se metió a la piscina con ella con la excusa de enseñarle a nadar, acercamiento que aprovechó para cometer el acto en la parte más honda de la piscina, dado que la menor no sabía nadar y no supo cómo regresar sin la ayuda de él.

Los hechos se dieron en el año 2017, mientras la madre de la niña se encontraba recogiendo sus ropas en el lavadero municipal.

El Tribunal validó toda la prueba presentada por los fiscales del caso y decidió condenarlo a 14 años de cárcel y al pago de US$3,000.00, en concepto de responsabilidad civil.