Un clásico de Europa: Bayern Múnich y Barcelona se verán las caras de nueva cuenta en la Champions League y solo podemos esperar un partido electrizante entre los únicos dos equipos campeones de Europa que quedan vivos en la competencia.

El Barcelona llega por primera vez en muchos años desfavorecido a un duelo de Champions League; el Bayern luce con más ritmo y atravesando por un momento de mucho mayor solidez que el equipo catalán.

El Barça recupera a dos de sus hombres más importantes en media cancha: Sergio Busquets, una auténtica brújula en partidos de alto voltaje como este y Arturo Vidal, el elemento que le da más intensidad. También vuelve a la convocatoria Ousmane Dembelé, un jugador que podría aportar el factor sorpresa que necesita el Barça.

Los de Quique Setién llegan luego de derrotar a Napoli con una mucho mejor cara que la mostrada en La Liga desde el regreso a las actividades, pero eso de ninguna forma es garantía de mejoría, ya que el cuadro azulgrana ha sido un equipo de altibajos todo lo que va del 2020.

Todo lo contrario al Bayern de Múnich, campeón de la Bundesliga y también de la Copa buscando en esta Champions un histórico triplete, la verdad es que nada parece detener al ferrocarril bávaro en búsqueda de su conquista.

Mención aparte merece Robert Lewandowski, simplemente el delantero más determinante del mundo y que ha sido parte fundamental del éxito del Bayern en este año; los defensores del Barcelona tendrán que aplicarse en serio si es que quieren “secar” al polaco, algo que casi ningún equipo ha logrado.