Las imágenes ofrecen una resolución 100 veces mayor que una tomografía computarizada médica de los restos de una serpiente, un pájaro y un gato.
Revelan nuevos detalles de animales momificados en el antiguo Egipto gracias al uso de rayos X en 3D (FOTOS, VIDEO)

Un estudio liderado por la Universidad de Swansea ha revelado nuevos detalles de animales momificados en el antiguo Egipto. Gracias al uso de rayos X en 3D, los especialistas lograron obtener datos sin precedentes sobre la vida y muerte de una serpiente, un pájaro y un gato de hace más de 2.000 años.

Las imágenes ofrecen una resolución 100 veces mayor que una tomografía computarizada médica. Previamente, los científicos habían logrado determinar a qué especie pertenecía cada momia, pero se sabía muy poco sobre lo que había dentro de las vendas.

Tras el nuevo estudio, los expertos lograron obtener información minuciosa de los animales, incluyendo detalles de sus huesos y hasta de los dientes más pequeños. Los antiguos egipcios acostumbraban momificar las especies que muchas veces fueron enterradas con su dueño o como alimento para la vida más allá de la muerte, entre otras creencias.

Según un comunicado de la universidad, los rayos X estándar solo ofrecen imágenes bidimensionales y tienen algunas limitaciones. Asimismo, las tomografías computarizadas médicas trabajan con imágenes en 3D, pero la resolución es baja, a diferencia del nuevo sistema, llamado Micro CT.

Los investigadores pudieron determinar que la momia del felino, en realidad pertenecía a un pequeño gato de tan solo 5 meses, según la evidencia de dientes escondidos en el hueso de la mandíbula que aún no habían brotado. Asimismo, la separación de vértebras indicó que probablemente había sido estrangulado.

Asimismo, el ave parece ser un cernícalo común. La nueva tecnología permite la medición virtual de los huesos, facilitando una identificación precisa de las especies. «Utilizando Micro CT podemos efectivamente realizar una autopsia en estos animales», agregó el profesor Richard Johnston de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Swansea, que dirigió la investigación.

Finalmente, la serpiente fue una cobra egipcia joven que habría sido privada del agua a lo largo de su vida, según las evidencias de daño renal. Además, la presencia de fracturas óseas demostró que fue asesinada con un latigazo y posiblemente sometida a un procedimiento de «apertura de la boca» durante la momificación.

«Estas son las últimas técnicas científicas de imágenes. Nuestro trabajo muestra cómo las herramientas de alta tecnología de hoy pueden arrojar nueva luz sobre el pasado distante», concluyó Johnston.