El Centro de Apoyo de Lactancia Materna CALMA conmemora este 20 de agosto, 40 años de trayectoria, un parteaguas entre los logros alcanzados y las metas propuestas para los años venideros, trazar nuevos proyectos, nuevas directrices sin dejar de lado la misión que como organización nos caracteriza, promover, proteger y apoyar la lactancia materna, como componente esencial para el desarrollo nacional.

Durante cuarenta años hemos trabajado de la mano con organismos nacionales e internacionales, abrazando el ideal de mejorar las condiciones nutricionales de nuestros niños y gestionar para las madres salvadoreñas, condiciones de país que beneficien el vínculo de amor que establece la lactancia materna entre madre e hijo.
Cuarenta años de construir alianzas con quienes ahora podemos llamar amigos, que han acompañado nuestros esfuerzos y trabajado mano a mano en la promoción de la alimentación al pecho, ha sido un camino a veces cuesta arriba, aun con desafíos, pero con la certeza de un mejor futuro.
CALMA existe, gracias al apoyo de un grupo de visionarios que creyeron en los beneficios y el aporte esencial de la lactancia materna al desarrollo del país. En aquellos años difíciles, aun en medio de la guerra civil, impulsamos sin miedo propuestas innovadoras, haciendo eco en la población salvadoreña de la importancia de dar amor a nuestros niños desde el pecho, fortaleciendo no solo aspectos nutricionales y de salud, sino también emocionales y afectivos.
En la actualidad CALMA se ha diversificado y en sus propósitos esta incidir y abogar en múltiples sectores de la sociedad, impulsando y acompañando políticas de país que busquen mejorar las condiciones sociales, nutricionales y de salud para nuestra sociedad.
En nuestro cuadragésimo aniversario, reafirmamos nuestro compromiso social asumido en 1980 y agradecemos a quienes nos han acompañado y han creído en una organización salvadoreña cuyo propósito ha sido servir a las familias de nuestro país. A todos les decimos muchas gracias y sigan acompañando nuestros esfuerzos.
San Salvador, 20 de agosto de 2020